Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

martes, 11 de noviembre de 2008

Recuerdo para simpre

Un hecho que marcó, sin duda, el antes y el después de la historia de nuestro país; y ese hecho fue, simplemente, una excursión realizada por un profesor y alumnos de quinto de primaria del colegio Zorrilla Monroy a la montaña. El profesor de educación física, Iván, llevaba días preparando dicha excursión; pensaba que no estaría mal salir con sus alumnos a que conocieran un poco más toda la naturaleza que les rodeaba, puesto que ya quedaban pocos días para que terminara el curso y todavía no habían hecho ninguna excursión. Lo propuso a dirección dando sus razones pero de primeras se lo rechazaron diciendo que si no era buena idea, que si los muchachos no estaban acostumbrados, que si podría pasar algo; para Iván todo eran excusas. ¿ Por qué una excursión de educación física no y una de ciencias si? Era absurdo e injusto siendo todas asignaturas de igual importancia para cada profesor. Al final, Iván se salió con la suya. Justo el día previsto, el profesor junto con los alumnos partieron hacia la montaña. Iván pensaba si él sólo podría con tantos alumnos y de tan corta edad, pero como ninguno de sus compañeros se había ofrecido voluntario para acompañarle, se las tendría que apañar solito. De momento todo iba bien; los muchachos parecían contentos, cuando, en un instante inesperado ocurrió el grave accidente. Estaban "escalando" un pequeño tramo rocoso cuando una de las chicas resbaló y arrastó a todos los demás que iban detrás de ella hasta caer, todos, en el suelo. Tenían graves heridas en la cabeza y algunos estaban inconscientes. Iván estaba nerviosísimo, no sabía qué hacer ni cómo actuar, los demás niños lo había visto todo. Gracias a una antigualla fuente cerca de allí, pudo ir animándolos un poco. Gritos, llantos, angustia, desesperación hasta la llegada de los helicópteros. Los médicos hicieron todo lo posible pero, de los cinco niños que cayeron, no pudieron salvar a ninguno; las heridas eran muy profundas y fuertes. ¡Pobre Iván!, para una cosa que hizo, le salió mal. El colegio no le había apoyado con la excursión y claro estaba que Iván no podría solo con todo; la culpa no era todo de él, el colegio también tenía parte de culpa. Durante las semanas próximas, los demás niños fueron atendidos por psicólogos, incluido Iván, y el colegio se cerró. Familias destrozadas, tristeza por todos los lados y arrepentimiento por parte del colegio. De los errores se aprende, pero no deberían haber dejado escapar este error tan grave.

1 comentario:

J. A. Sainz dijo...

Mejor que "a primeras", "de primeras". "Antigualla fuente" no vale, pues ya antigualla es un sustantivo. El resto, muy bien; contado con buen pulso y un poquito de suspense.