Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

jueves, 26 de febrero de 2009

Oscuridad, oscuridad que estalla como una bomba. Una bomba que, en vez de producir una llamarada, produce sombra, apaga todas las luces: las del pensamiento, las del sentido común.
Esta es la explicación de lo que pasa en mi cabeza. Así es la única manera de que sepas lo que siento y por qué estoy así...
Será la adolescencia, será la primavera...Pero es un momento de oscuridad, que parece eterno. Nunca había sentido eso, y nunca había dudado de lo que quería; pero ahora es como si mi corazón tuviese claro todo lo que quiere, y mi cabeza me intenara engañar. Y lo peor es que mi mente lo consigue, me confunde y me hace fallar, equivocarme, tomar decisiones contradictorias...
No puedo seguir así, no aguanto más. La única manera de la que puedo enfrentarme a esto, es dejar de pensar en las causas y consecuencias de la explosión, es abandonar mi mente y dejarme llevar por las agujas del reloj. Todo esto suena fácil cuando lo dices, pero es difícil ponerlo en práctica y actuar para acabar con esta agonía mental...
Son ya días y semanas las que llevo dándole vueltas a las cosas más insignificantes, dudando de lo que tengo, y en si estaría mejor sin ello. Y sé que no. Todo esto me gusta, me encanta. Es mi vida y quiero que sea así, pero me engaño, me engaño a mí misma, y me hago daño...
Pienso, y llego a la conclusión de que tengo que descansar, descansar en su pecho...

1 comentario:

J. A. Sainz dijo...

Me gusta el texto, tan gótico, tan oscuro; corrige algunas faltas: porqué, explosion, dandole, cosas mas insignificantes.