Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

miércoles, 3 de junio de 2009

Perdida en mil cuentos




Todo era extraño, diferente a lo que estaba acostumbrada a ver. En aquel lugar todo era diferente: su olor, sus ruidos, hasta sus colores...


Me sentía extraña, invitada a descubrir ese maravilloso mundo tan popular y conocido a la vez. Era obvio que no estaba sola, pues tenía 6 añitos (motivo por el cual estaba allí). Sentí cierta curiosidad e impaciencia por descubrir un mundo lleno de magia que me habria sus puertas.

En realidad me encontraba en Disneyland París* y yo era consciente de ello pero me olvidé de que era un simple parque con gente que trabajaba allí para hacer felices a los niños.

Era como un sueño hecho realidad, un sueño que todo niño tenía al estar sentado en el sofá con los ojos abiertos como platos y la atención centrada en una pantalla que mostraba grandes historias llenas de imaginación; un sueño que te brindaba la oportunidad de entrar a formar parte de la película. Pues bien, yo ahora me encontraba en esa situación pero en plena realidad.


Cada atracción te habría las puertas a un cuento diferente en el cual podrías formar parte de él. Todo aquello que habías vivido desde el sofá de tu casa, lo podías vivir a hora punta. Los personajes que soñabas ser estaban a tu lado en carne y hueso...MAGNÍFICO.



Tuve la suerte de vivir en el mundo de los cuentos por 4 días, pero llegaba lo peor...LA VUELTA A LA REALIDAD.
Abandoné aquel lugar con una sonrisa en la cara y tras la ventana del avión me alejaba de mi sueño con un recuerdo inolvidable y con imágenes grabadas en mi mente de por vida.¡¡¡ADIÓS MUNDO IDEAL!!!









1 comentario:

J. A. Sainz dijo...

Corrige: habría(2) , echo, en el cuál. Una bonita experiencia sólo vivible a cierta edad.