Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

viernes, 12 de junio de 2009

LUNES

El lunes...para Marcos era el peor día de la semana.
Marcos es un chico de siete años que vivía en un pequeño pueblo con sus padres.
Tardaba en ir al colegio 15 minutos andando, pero siempre iba acompañado de su madre, excepto los lunes, porque ella tenía que trabajar.
Para llegar al colegio tenía que pasar por delante de una casa que estaba abandonada.El tenía miedo a esta casa.Cada vez que pasaba por delante, le parecía oír ruidos extraños, su madre le dijo que no tenía porqué tener miedo, pues era una casa normal. Marcos decidió ponerla un nombre...y la llamó “la casa encantada”. A pesar de lo que dijera su madre, él seguía teniendo miedo, pues creía que en esa casa habitaban fantasmas.
Un lunes cuando pasaba por delante, una voz le dijo:
-¡Hola!
Marcos muy asustado al no ver a nadie, salió corriendo hasta el colegio.
La mañana se hizo larga... pero por fin llegó la hora de regresar, y volver a pasar por delante de “la casa encantada”, pero cuando ya estaba llegando vio que un niño de su edad jugaba en la puerta, Marcos se acercó, el niño le miró y le dijo:
-¡Hola!, ¿te ha pasado algo?, esta mañana te he saludado y has salido corriendo...¿a dónde ibas?
El chico se acordó de lo sucedido por la mañana, y se dio cuenta de que era él el que le había hablado.
-Bueno...verás...es que...tenía que ir al colegio y llegaba tarde- mintió Marcos.
¿Y tu que haces aquí?-continuó.
Me acabo de mudar...¿quieres jugar conmigo?
Marcos aceptó.Estuvieron un rato jugando y después el niño decidió enseñarle su nueva casa.Le gustó mucho y desde este día ya no iba solo al colegio los lunes porque su nuevo amigo le acompañaba y además ya ha dejado de tener miedo a esa casa.
Marcos nunca le dijo a su amigo lo que sentía al ver su casa...

1 comentario:

J. A. Sainz dijo...

Cambia esque. Correcto. Pero también ese final...