Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

martes, 23 de septiembre de 2008

DOS ASESINATOS INEXPLICABLES

Reinaba un silencio de sábado por la tarde, lleno de nostalgia. Jesús y María recién casados pasaban su luna de miel en una pequeña caseta del monte de la que muchas personas decían que estaba maldita. Ellos no hicieron caso a las habladurías de la gente por que la verdad ellos decían como cualquier persona sensata, los fantasmas no existen.
Al ir pasando la tarde ellos que lo estaban pasando muy bien encendieron la estufa y se acurrucaron los dos en el mismo sofá mientras escuchaban una romántica música de fondo. Al llegar la noche María dejo a Jesús durmiendo en aquel sofá y salió al jardín a leer un rato su cuento de terror favorito. Ella al terminar su libro subió a la habitación y tras un largo rato pensando en el cuento, sintió como si una persona la estuviera mirando pero ella no veía a nadie. María pasó por un pasillo estrecho y siniestro de aquella casa en el que vio ocultarse una sombra entre la oscuridad de la noche, ella se acerco rápidamente y cuando miró hacia la oscuridad en un pequeño parpadeo quedo dormida y atada en un pequeño desván secreto que había en aquella casa. Lo que a ella mas raro la parecía es que esto sucedió igual que en su cuento. A la mañana siguiente Jesús buscaba a María por todos los lados de la casa y al recorrer el pasillo aquel tan siniestro vio que el libro favorito de María estaba tirado en el suelo abierto por una página en la que estaba subrayado con sangre la durmió y la escondió. Jesús no podía imaginarse lo que significaba eso. Aquella noche Jesús inquieto por saber donde estaba su mujer no podía dormir y decidió leer el libro favorito de su mujer. Al terminar el libro se fue a intentar dormir mientras pensaba en una escena del libro que la había llamado la atención en la que al hijo del protagonista lo despellejaban mientras veía a su madre que era violada por un hombre de negro. Al levantarse para ir al servicio vio una sombra entrar por una pequeña escalera que era casi imposible de encontrar, Jesús rápidamente salió corriendo detrás de ella pensando que era su mujer y al subir al desván vio como violaban a su mujer, según se dio la vuelta el mismo señor que estaba violando a su mujer le golpeo en la cabeza con un jarrón y le despellejó, después lo cortó la cabeza. María no podía aguantar más esa situación así que busco una forma de salir de allí, cuando terminó de desatarse recordó el libro y huyó por la ventana, pero de lo que no se acordó era de que eso no era un cuento sino de que era la vida real, al bajar al jardín al hombre de negro el cual la siguió y al poco tiempo la alcanzó, y la dijo morirás como tu marido y como todos los que vienen por aquí y según terminó de decir la palabra tenía María un cuchillo en el corazón. El hombre de negro quemó los cadáveres e izó pensar a todos que de nuevo había sido el fantasma de la casa quien mataba a todo el que pisara aquella casa. Lo que ningún vecino supo nunca explicar es la forma rara que tenían de morir las personas.

2 comentarios:

J. A. Sainz dijo...

Necesitas darle un repaso serio y en profundidad a tu texto. Corrige, al menos: Maria, de la cual, por que, salio, paso, miro, hacía, se quedo, mas, la --le varias veces, pagina, " " cuando habla un personaje, Coma tras Jesús y al final de la aclaración, rapidamente, salio, despellejo, decapito, mas, callo, termino, huyo .Al..., ¿?al hombre, alcanzo, termino, tenia, quemo, izo...
Demasiado para dar por bueno el texto, que quizá es demasiado macabro y se integra poco o nada en el pie. Tampoco acaba de resultar en sí mismo coherente... Para próximas ocasiones, muchísimos más cuidado con la ortografía y quizá algo más sencillo.

J. A. Sainz dijo...

Aún te quedan algunas faltas po rcorregir