Los pies de la memoria (real o inventada)

A, 15 de abril: La Tierra antes de la existencia del ser humano.
B, 22 de abril: La Tierra después del ser humano.
A, 29 de abril: Rosas de piedra.
B, 6 de mayo: El don de la ignorancia.
A, 13 de mayo: Perdidos en un cuento.
B, 20 de mayo: Los lunes.
A, 27 de mayo: Llegas tarde a tu tiempo.
B, 3 de junio: Nunca estuve aquí.

lunes, 27 de abril de 2009

¿POR QUE EL MUNDO ES ASI?


Gema es una niña de 10 años, hija de una familia acomodada. Siempre ha ido a colegios privados, y ha tenido todo lo que ha querido.
Vive a las afueras de una gran ciudad, en un enorme chalet, rodeado de un inmenso jardín con piscina.
Todos los años, en verano, se va a casa de su abuela, que vive en un pequeño pueblo al lado de la playa.
Pero Gema, no era la única que convivía los veranos con la abuela, también estaba su tía Raquel, la niña la admiraba mucho, y se lo pasaba muy bien escuchando las historias que contaba, pues su tía era misionera en los países del tercer mundo y solo se veían en verano.
Raquel contaba cómo vivían los niños del país donde ella residía, pero Gema no se lo podía creer, le parecía imposible que alguien pudiera vivir sin electricidad, sin agua corriente...
Pero lo que más le sorprendía era que algunos niños no tuvieran televisión ni juguetes. Por eso ella siempre se preguntaba: ¿por qué el mundo es así?,ella que tenía tanto y “los niños de su tía” no tenían nada, sentía mucha lástima.
A medida que iba creciendo, aumentaba la admiración hacia su tía, veía que estaba realizando una gran labor.
De modo que después de una gran discusión con sus padres, pues ellos querían que fuera a la universidad y estudiara una carrera, decidió hacer las maletas e irse de misionera.

1 comentario:

J. A. Sainz dijo...

Corrige: como vivían, *la sorprendía. Pero dejas sin responder a la pregunta y buscas un final demasiado rápido; no hace falta darle a las historias un final cerrado; vale más concentrarse en un momento pequeño que en dejar cerrada la historia, porque se acaba pasando como de puntillas, ni se atiende a ese momento en el que parece entrarse la historia, ni cuentas adecuadamente su resolución.